Eso de llevar una dieta sana, variada y equilibrada ya lo tenemos más que aprendido, pero ¿lo ponemos en práctica?, ¿qué hábitos alimentarios saludables debemos seguir para ganar en salud? Te damos todas las claves a continuación. También puedes formarte con nuestro Máster Internacional en Nutrición y Dietética si quieres profundizar más en el concepto de una buena alimentación.

La importancia de incorporar hábitos sanos en la alimentación

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), «una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cardiovasculares y el cáncer».

Aplicar unos hábitos alimentarios saludables es fundamental para mantener unas buenas condiciones de salud. ¿Sabes qué pautas debes tener en cuenta para que tu dieta sea adecuada? ¡Sigue leyendo!

4 hábitos alimentarios saludables

Aplicar unos hábitos alimentarios saludables es fundamental para mantener unas buenas condiciones de salud. ¿Sabes qué pautas debes tener en cuenta para que tu dieta sea adecuada? Te damos cuatro tips fundamentales:

Enriquece la dieta con frutas y verduras

Una de las bases para seguir unos hábitos alimentarios saludables es enriquecer tu dieta mayoritariamente con frutas, verduras y hortalizas. Ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Incorpora frutas y vegetales en todas tus comidas (deberías comer al menos unos 400 gr. (o cinco porciones al día de frutas y verduras).
  • Como tentempié o picoteo prioriza comer frutas frescas y verduras crudas.
  • Opta por alimentos de temporada y dale variedad a tu dieta diaria.

Reducir al máximo el consumo de azúcares libres

La OMS advierte que, niños y adultos, deben reducir a menos del 10% la ingesta de azúcares libres sobre la ingesta calórica total. De hecho lo ideal sería aproximarse al 5% para obtener mayores beneficios en la salud. Para hacerlo, deberás incorporar estos hábitos alimentarios saludables:

  • Limitar el consumo de alimentos y bebidas de alto contenido en azúcares (bebidas azucaradas, refrescos, zumos, aperitivos, golosinas, bollería, ultraprocesados…).
  • Priorizar el azúcar natural de las frutas por encima del consumo de productos con azúcares añadidos y refinados.

Control de las grasas

Las grasas son nutrientes esenciales de la dieta, pero su consumo debe ser moderado (sin superar el 30% de la ingesta calórica total) y, sobre todo, debemos enriquecer la dieta con aquellas grasas que sean más saludables, como las que proceden del aceite de oliva, del aguacate o de los frutos secos, por ejemplo.

Asimismo, es importante que el consumo de grasas saturadas represente menos del 10% y que las grasas trans no superen el 1% de la ingesta de calorías diaria.

Menos de 5 gr de sal diarios

La media de consumo de sal se sitúa entre los 9 y 12 gr de sal diarios. Un dato alarmante, ya que la recomendación es tratar de consumir menos de 5 gr de sal al día (una cucharadita aproximadamente), preferiblemente yodada.

En contraposición, tenemos como asignatura pendiente incrementar el potasio, ya que un consumo excesivo de sal y uno reducido en potasio puede contribuir a sufrir enfermedades coronarias, accidentes cardiovasculares e hipertensión arterial, entre otras.