Cuidar la piel y protegerla del sol después de dos meses sin prácticamente salir a la calle implica un cambio de hábitos. Ahora que podemos disfrutar de la luz solar de forma directa y no desde la ventana, hay que seguir algunas medidas para evitar quemaduras, manchas e imperfecciones.

¿Quieres profundizar en el cuidado de la piel? Amplía tus conocimientos con nuestro Máster en Dermatología y especialízate en el campo de la dermocosmética.

Así es cómo debes cuidar la piel después de tantos meses sin exponerla al sol

La primera norma es reforzar la protección solar y tomar todas las medidas necesarias para cuidar la piel y protegerla del sol.

Uso de crema solar

El uso del protector solar es indispensable y más después de haber estado tanto tiempo sin exponerte a la radiación solar. Si vas a exponerte más de 10 minutos al sol deberás protegerte con la crema protectora que más se adecúe a tus necesidades.

Exposición gradual

Deberás exponerte al sol de forma gradual, evitando las horas de más calor (entre las 12:00 y 16:00h) y buscando la sombra siempre que puedas.

Elegir el SPF indicado

Procura aplicar la crema solar con el SPF adecuado media hora antes a la exposición y renueva su aplicación cada dos horas, más o menos, también dependerá del tipo de piel. Si multiplicamos el SPF por el tiempo que pasa para que a nuestra piel le afecte, sabremos los minutos que estaremos protegidos. Las pieles sensibles y muy blancas, en tan solo 5 minutos, pueden llegar a notar los efectos dañinos del sol. Mientras que, las pieles más morenas, necesitarán más tiempo para notar el impacto.

Reforzar la protección con gafas de sol y gorras

Es importante utilizar otras medidas de protección y cuidado de la piel como son las gorras y las gafas de sol, especialmente si pasas muchas horas bajo el sol.

Mitos sobre la piel y la exposición al sol

Hay varios mitos sobre la exposición solar y la protección de la piel. Estos, por ejemplo, son algunas de las creencias erróneas que existen sobre el tema. ¡Seguro que te suenan!

«Si me echo crema no me pondré moreno/a»

No existe una crema solar que nos proteja al 100%. Por tanto, siempre habrá una cantidad de radiación que penetre en la piel y que active la producción de melanina. También, se cree que las pieles oscuras no requieren de protector solar y es totalmente falso, ya que sufren igual los efectos dañinos de la radiación.

«Si está nublado no me quemo»

Este es otro de los falsos mitos más populares. Y es que, aunque esté nublado, los rayos de sol atraviesan las nubes y pueden dañar nuestra piel aunque no tengamos sensación de calor.

«Bajo la sombrilla no puedo quemarme»

La sombrilla no frena los rayos del sol y, además, estos se reflejan desde el suelo.

«Con ponerme una vez crema solar es suficiente»

Como hemos comentado la aplicación del protector solar debe renovarse durante la exposición. Y no solo eso. Los dermatólogos insisten en que no solo hay que utilizar la crema solar para cuidar la piel y protegerla del sol. También hay que utilizar gorras y viseras, ropa y gafas de sol como formas de protección para estar mejor protegidos.

Cómo cuidar la piel ante el uso de mascarillas higiénicas

El uso de mascarillas higiénicas por la pandemia del coronavirus también afecta a nuestra piel causando dermatitis, marcas, rojeces y una mayor sequedad.

Sigue estos tips para cuidar la piel del rostro y evitar la irritación:

  • Antes de colocarte la mascarilla utiliza algún bálsamo, vaselina o aceite protector para que, de alguna forma, actúen de barrera.
  • Hidrata la piel con frecuencia, utiliza un buen tónico y evita el uso de cosméticos que contengan ácidos como el retinol o glicólico, ya que pueden acentuar la irritación.
  • Para evitar la aparición de imperfecciones hay que intentar rozar lo menos posible la zona de alrededor de la boca con el tejido.
  • Intenta prescindir del uso de maquillaje y de correctores para evitar la obstrucción de los poros.
  • Cuando te quites las mascarilla lávate bien la cara con un limpiador suave y aplica una crema calmante y una «spleeping mask» regeneradora.