¿Qué es la migraña?

La migraña es un dolor de cabeza moderado o grave que se percibe como una sensación punzante o de golpes intensos en una área concreta de la cabeza. Frecuentemente, los síntomas de la migraña también pueden ir acompañados de náuseas, vómitos, descomposición o sensibilidad extrema a la luz y al sonido.

El dolor que produce la migraña se debe a una dilatación de las arterias situadas en el cráneo, y dependiendo de la magnitud del dolor, puede durar horas o incluso días. Si es muy intensa, la migraña puede afectar y limitar la capacidad de las personas a realizar sus rutinas diarias.

La migraña suele empezar durante la adolescencia y tiene la agravante de ser crónica. Las personas con antecedentes familiares tiene muchas probabilidades de padecerlas, y las mujeres son más propensas que los hombres a este tipo de dolores de cabeza.

Desencadenantes de la migraña

A continuación nombramos los desencadenantes más habituales de los ataques de migraña. Pero también debemos tener en cuenta el esfuerzo físico intenso, los estímulos fríos, los olores fuertes o el tabaco como otros factores que pueden producir migraña.

Menstruación y menopausia

Los cambios hormonales de las mujeres están relacionados con las migrañas. Existen migrañas relacionadas con los períodos de menstruación y otras que aparecen durante el embarazo. En la mayoría de situaciones, estos dolores de cabeza mejoran después de la menopausia.

Alimentación

Hay alimentos que pueden provocar, desencadenar o agraviar una migraña. La cafeína, el chocolate, los frutos secos, los quesos o el alcohol son algunos de los alimentos a evitar, ya que tienen propiedades que favorecen la aparición de los ataques de migraña.

Estrés y falta de sueño

Las situaciones de estrés o de angustia y la alteración de las horas de sueño son otro de los desencadenantes de los ataques de migraña.

Medicamentos

El abuso de medicamentos para el dolor de cabeza, como los antiinflamatorios, pueden tener efecto rebote y producir migrañas. También existen otros medicamentos de uso habitual como los anticonceptivos o algunos antibióticos que también pueden ocasionar estos ataques.

Factores medioambientales

Los cambios de temperatura o de presión atmosférica también influyen en su aparición.

Síntomas de la migraña

Durante los dos días anteriores a una migraña, la persona que la padece puede notar cambios sutiles en su organismo o estado de ánimo, como estreñimiento, hiperactividad, irritabilidad o depresión. Este episodio es conocido como pródromo.

Hay personas que padecen migraña con aura. Este tipo de migraña va acompañada de alteraciones visuales como destellos de luz o pérdidas de visión. La alteración del habla o las sensaciones de hormigueo en brazos o piernas son otros de los síntomas de la migraña que se asocian al aura.

La fase del dolor de cabeza o cefalea empieza con un dolor leve que va aumentando su intensidad hasta convertirse en la fase más dolorosa de un ataque de migraña. Suele durar entre 4 y 72 horas si no se utiliza ningún tratamiento o medicación. La frecuencia de las migrañas varía según cada individuo, igual que los síntomas. Como hemos comentado anteriormente, las náuseas, los vómitos, la visión borrosa o los mareos son los síntomas más habituales.

Por último llega la fase postdrome, que se produce después del punto máximo de dolor de una migraña. Durante este episodio de recuperación, el dolor desaparece gradualmente y aparecen otros síntomas como dolor muscular, agotamiento, fatiga general o dificultad para concentrarse.

¿Quieres aprender y profundizar más sobre las causas, los tratamientos y los síntomas de la migraña? Descubre nuestro Máster Experto en Terapias para la Migraña.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies